Editorial – Carta abierta de un joven solo

Nací en el 85 por cesárea en un país sin dictadura.  Aprendí a escribir mi nombre en el 89 y a leer y a escribir otras palabras en el 90. Me enseñaron las tablas de multiplicar en el 91 y en el 95 escuché por primera vez entre mis compañeros de clase una extraña palabra llamada masturbación. Tenía 11 años. Estaba en quinto de escuela.

Fui a un colegio católico y a un liceo público de una pequeña ciudad en un pequeño país.  Soy hijo de un sistema educativo del cual no guardo buenos recuerdos.  En más de doce años de educación jamás escuché la pregunta ¿y vos qué pensas? Lo importante ya estaba escrito en los libros, así que me limite a repetir lo que los libros decían sin más.  Hemos sido subestimados.

Siempre pensé haber crecido en una década insulsa. Esos malditos años 90 donde todo era tibio, donde la televisión por cable era la novedad y me pasaba horas mirando un MTV dominado por el teen pop de las Spice Girls y los Backstreet Boys. Esos malditos años 90 en los que yo era muy pequeño como para agitar con Smell like teen spirit o entender la caída del muro de Berlín. Crecí en una década en donde todo parecía funcionar bien y como niño que era caminaba de la mano de mis padres por una inexorable ruta llamada progreso y de fondo sonaba un pop pegajoso que me invitaba a formar parte del emocionante mundo del consumo.

Crecí en la década de 1990 y hoy puedo decir con propiedad que crecí en un permanente estado de somnolencia, como si la anestesia de aquella cesárea, hoy ya lejana, hubiese inundado mi sangre y encontrado allí a su mejor huésped: un joven blanco de clase media con acceso a educación formal.

No fui punk, no fui rollinga, no fui emo, no fui flogger, no fui nada. Era un adolescente con buenas calificaciones que jamás se revelaba. Fui un muy mal adolescente. La autoridad de mis padres no era cuestionada porque ellos eran buenos y hacían lo que mejor sabían: trabajar para darle a sus hijos una educación que ellos jamás tuvieron.  La autoridad de los profesores tampoco era cuestionada porque  nos enseñaban a mantenernos en silencio y a escuchar sus clases con la promesa de convertirnos en futuros y mejores ciudadanos. ¿Qué es de la vida de un adolescente sin rebeldía? Seguramente un futuro joven adulto con altas probabilidades de depresión.

Si no fui nada por contraposición, entonces, ¿quién soy? A veces me siento un extranjero en mi propia ciudad, en mi propio país. Me es difícil encontrar pares, hacer conexión. Y llegué a la conclusión de que no hay nada peor en este mundo que sentirse desconectado. La desconexión con la gente, con el barrio, con nuestra familia, con nuestros mundos nos deja parapléjicos. No podemos caminar pero pegamos manotones con las manos como si nos estuviéramos ahogando porque lo queremos todo y lo queremos ya.  Si nos sentimos desconectados nos hundimos en un mundo que necesita más que nunca de un cambio radical.

Desde hace un tiempo vislumbro jóvenes que piensan diferente.  Jóvenes a los que no les interesa ser empleados públicos ni miran a Tinelli o a Rial. Aunque nuestro sistema educativo siga fomentando la pasividad, aunque la televisión que consumimos nos diga graficando ratings que somos todos estúpidos,  aunque el confort del mundo del consumo nos de cobijo y seguridad y el recorrido de nuestro ómnibus no pase por un barrio marginado que nos recuerde que aún queda mucho por hacer…  aunque todo eso ocurra, todo junto y al mismo tiempo, hay muchas personas que por suerte a pesar de “tenerlo todo” se sienten solas.  Huérfanos de una cultura dominante que continúa siendo machista, homófoba, pasiva, simplista y boba.

Hay tanto por hacer y hoy, más que nunca, gracias a la tecnología los sentimientos que parecieran ser minoritarios pueden hacerse escuchar. Necesitamos cambiar el estado de las cosas. Necesitamos hacerle saber a la gente que se siente sola que no lo está. Sé que parece trillado e iluso decirlo pero hay esperanza. Se puede hacer la diferencia aunque nos hayan dicho que es mejor quedarnos quietos y aguardar en silencio. Nunca en la historia de la humanidad, hombres y mujeres contaron con las herramientas que tenemos hoy para difundir información y estados de ánimos. Mantenerse en silencio hoy es más que nunca un crimen. Por eso empiezo a escribir este blog. Hay tanto por hacer y decir. Creo que estuve durante demasiado tiempo callado, sumido en el barullo de una cultura que distrae, por eso decidí empezar desde acá. Desde este pequeño rincón donde escribir con mi voz.

Si te gustó esta nota te recomiendo leer:
“Un uruguayo en Nueva York (primera parte)” (ver nota)

32 Respuestas a “Editorial – Carta abierta de un joven solo

  1. vamo carajo!!!!

  2. bien, felicidades, me gusta, escribe con tu voz, siempre seremos criollos.

  3. Una excelente reflexión! Como siempre… no esperaba menos… Me encantó! Aplausos!

  4. Digamos. Hagamos.

  5. ¡Bien por esas letras de voz sincera y personal!

  6. buena compañero! muy buena… eso son cojones!

  7. Esto merece una charla, como la que siempre tenemos sobre las culpas, que siempre parecen tenerla los demás, cada uno hace su camino y llega a donde quiere, si es eso lo que quiere realmente.
    Me asusta esto que decís, a veces decir en voz alta que uno es envidioso es valiente, a mi me das un poco de miedo… “hay muchas personas que por suerte a pesar de “tenerlo todo” se sienten solas.”

  8. P.d.: Sabés que los amigos y la gente que te quiere siempre está, el estar solo es una elección.

    • Quizá no me expliqué bien. No entiendo eso de “la culpa”, acá no estoy diciendo que la culpa la tenga alguien en especial, ni mucho menos un tercero… Cuando me refiero a que por suerte hay muchas personas que a pesar de tenerlo todo se sienten solas, me refiero que es algo positivo en el siguiente sentido: hay personas que están cómodas (me incluyo), tenemos un lugar calentito en invierno, una cama cómoda donde dormir y dinero extra para cubrir necesidades que no son necesariamente básicas. A pesar de que hay gente que lo tiene todo -en ese sentido- no está del todo contenta con el “estado de las cosas”. El mundo no está bien, las cosas no funcionan como deberían… no estoy hechando la culpa a nadie ni tampoco entiendo que te asusta de todo esto…

      Cito al norteamericno George Saunders: “La gente no se cansa de decirme: ‘Pero pareces feliz’. Y es verdad que lo soy. Pero me encanta esta cita de Chejov: ‘Debería haber un hombre con un martillo detrás de la puerta de cada hombre feliz, para recordarle con sus martillazos constantes que hay personas desgraciadas y que, por feliz que pueda ser, antes o después la vida le enseñará los dientes’. Ésa me parece a mí que es una función muy legítima de la literatura: precisamente la de golpearle a uno la puerta. A mí me parece del todo natural decir: ‘Sí, la vida está muy bien, pero no para todo el mundo. Y cuando no es buena, son éstos los sentimientos que se tienen’.”

      Y por último, estar solo no siempre es una elección…

  9. well….your words are not surprising me at all….You are this kind of people that I call
    ” corajudo” to say so clairly your thoughts and your feelings…..Super!!!!

    At the same time….we are not living in the same direction of life…and you know that, but I deeply respect each one of your thought and feelings….even more….I admire you coz maybe you have the courage to be as you are…. you are not acepting the world as it is today and you leave for a change, you are actually a sign of change!!!…and this is just amazing!
    Your words request a long chat….maybe some day!!! But let me tell you two things: I love you with all my heart and I am VERY proud to know you and to know you are blood of my blood.
    Please, continue in your way and don’t stop in front of any difficulty. With your life Diego…..you are a really answer to many others around you with so many questions without a reason to continue to exist.

    My heart and my thanks!
    Good luck for your last days in Uruguay…

  10. Me encantó tu editorial!
    Te voy a extrañar muchísimo.

  11. Dieguito, excelente! Me siento muy identificada, no tenemos por qué sentirnos como el extranjero de Camus, incomprendidos, incongruentes, en desacuerdo con patrones sociales de los que cada día estamos más alejados.

    Muchos nos pueden frenar, marcarnos las fallas, decir que somos ilusos, soñadores, pero yo siempre pienso, ¿si no es ahora, cuándo? Somos jóvenes, tenemos posibilidades, ganas, esperanza, fuerza, tiempo, no tenemos miedo a equivocarnos, queremos conocer, aprender, crecer, crear, volar. Me recuerda al poema de Benedetti, de “Qué le queda a los jóvenes”, de vez en cuando lo vuelvo a leer, me devuelve la luz.

    Creo que si no soñamos nos estamos autolimitando, estamos diciendo “hasta aquí puedo llegar yo”. Honestamente quisiera siempre tener el espíritu que tengo hoy, de creer que todo es posible, de creer en la amistad, en el amor, en los actos de honestidad y coraje.

    Me niego a escuchar que “ya voy a aprender” o que “ya voy a descubrir cómo son las cosas realmente”, prefiero ver lo mejor de las personas y dar oportunidades. Sé que corro riesgos de desilusionarme, de que me fallen, me ha pasado infinitas veces, pero ha valido la pena, porque cada vez que encuentro alguna de las cosas que mencioné, me doy cuenta que es por lo que vale la pena vivir.

    Nos choca lo que vemos a nuestro alrededor, no entramos en la cajita con nuestro nombre, pero eso no nos hace diferentes, nos hace especiales. Recordemos usar esto siempre a nuestro favor, y, lo más importante, no dejemos que nos hagan pensar que estamos solos🙂

  12. Muy linda voz y muy clara.🙂 Buen viaje, acá estaremos leyendo lo que escribas.

  13. …..se respira pasión en cada frase.
    Avido de más.
    Intuyo que estarás generando mucho material para ofrecernos.

  14. simplemente… quiero mas.
    estoy de acuerdo con “Y por último, estar solo no siempre es una elección…”
    saludos

  15. Hola..necesito comunicarme contigo y no ubico mail personal..puedes escribirme a diegopalmera@gmail.com?
    gracias

  16. NEDDA NUÑEZ DURAN

    tu forma de pensar, a pesar de las diferencia generacional me parece muy inteligente y ojalá a muchos nos hubieran hecho esa pregunta:¿qué pensas vos?en nuestra adolescencia.No ha habido cambios en el sistema educacional escolar, liceal ni universitario y por ello estamos en el freezer.Diego sabes que te quiero mucho,y te felicito por tu nueva ruta.Aquí estaremos para escucharte.Abrazote

  17. Identificada es poco.
    Ojalá hubiera sido un poco rebelde. Me pasó igual que a vos.

    Somos muchos los que nos sentimos solos y estamos desperdigados por el mundo, ahogados en esa soledad que ahora como bien decis podemos al menor expresarla y creer que alguien puede escucharla.

    Me encanto. Congrats!

    Alexa del ’88

  18. Muy bueno Diego… me emocionó una parte y todo.. me hiciste acordar al liceo.. a esas clases…a B.Spears..ja
    tenés la habilidad de hacer que el otro se cuestione las cosas y eso está más que bueno! un beso grande

  19. Sin temor a sonar reiterativa, no puedo dejar de manifestarte nuevamente que me encanta tu lucidez y tu inquietud y deseos de sacudir las telarañas que impiden ver con claridad y rebelarse contra la conformidad y los lugares comunes. Voto porque tu voz sea un ejemplo para una generación que, como tú, tiene mucho para dar.

    Por último, no pienso que estar solo sea algo negativo, hay muchos momentos en que se hace imprescindible y logra darnos el espacio para meditar sobre lo importante.

  20. Bien ahí, la soledad esta devaluada, trabajemos en contra de ello.

  21. María Jesús Legaspi

    Que verdades que decís,una verdad siempre es escuchada con un poco de miedo..por eso mismo porque sabemos que es irrevocable,y eso asusta..interiormente gritas , HAY QUE CAMBIAR! Y como cuesta tomar ese primer paso.. Por suerte ,debido a circunstancias de la vida..desperté de esa forma de encarar todo ,tan superfluamente ,que no me conducía a ningún lugar; en el cual me pudiera valer por mi misma ! Pude tener otra opción en este mundo super dinámico que nos esta tocando vivir hoy, y lo estoy aprovechando al máximo, lamentablemente estoy contra reloj, pues ya no soy una muchachita insegura…que lástima cuanto tiempo perdido!!!!

  22. “sumido en el barullo de una cultura que distrae”
    a mi me pasa muchas veces de sentirme sumida en tantas cosas, entre tanta gente y tantas calar y tantas palabras
    Naci en el 86 y vivi todos esos procesos tal como vos, sin embargo ahora los recuerdos me generan mucha nostalgia, no se porque, pero de alguna manera esa epoca trascendio en mi vida en una forma que me hace sentirme parte sin haberlo sido. Es como vos decis eras muy chico para Nirvana, y apesar de eso yo, tengo en la memoria algunas noches en las maquinitas de Costa Azul comprando fichas para poner Smell like a teen spirit en la rockolla. Y sabes que ? me siento parte. Me siento parte de eso.Tal vez por una necesidad de pertenencia. Tampoco fui dark ni punk ni nada. Simplemente fui y soy lo que yo denomino como generacional. Y disfruto de eso.

    Perdon por comentarte todo los post juntos, es que recein conozco el blog y bueno, me cuelgo.

    Ana

  23. Pingback: Un uruguayo en Nueva York (primera parte) | El extranjero

  24. Diego:
    Hacé cualquier cosa, pero por favor no dejes de escribir….es muy bueno lo que escribiste, aunque por momentos no te niego que se me calló un lagrimón.Me sentí muy identificada, a pesar de mis 51 pirulos en muchas cosas. Si llegaste a conocerme algo, sabrás que no me entrego nunca, y que gracias a Dios, tengo una profesión desde la cual puedo hacer poco para algunos y mucho para otros.
    Sabés que te quiero un montón.Un fuerte abrazo, húmedo con mis lágrimas aún.

  25. Pingback: El Extranjero is Back… próximamente | El Extranjero

  26. Me acabo de leer. Bravo.

  27. ¡Excelente, loco! Ya lo habíamos hablado una vez cuando comenzaste con toda la locura de irte a USA siguiendo los pasos de una película, ¿lo recuerdas? Y tanto en ese momento, como ahora, me siento hiper identificado con tus palabras, y no exagero al pensar que bien las podría haber escrito yo. Aquí estaré al firme.
    ¡Abrazo grande!

  28. Hola Diego!

    He leído dos entradas tuyas y me han encantado! Te he leído y parece que hubieses sido la voz de como me siento! De cómo siento locamente dejar la formalidad de la educación y de lo que la vida espera y empezar a ser rebelde y es que son unas ganas irremediables que me entran desde hace meses. En Nov. 2015 estaré en New York! Me encatanría conocerte.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s