Matrimonio igualitario for dummies

bandera_gay

Uruguay está a punto de hacer historia nuevamente en materia de legislación social a nivel mundial al convertirse en el país número 12 en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. El proyecto de ley fue aprobado en la Cámara de Diputados por 81 votos en 87 y cuenta con la mayoría necesaria en el Senado para convertirse en una realidad.

Pero no todos están de acuerdo en que esta nueva realidad constituya un avance social. La Cámara de Diputados terminó de votar el proyecto de ley en la madrugada del miércoles 12 del mes 12 de 2012, lo que convertiría al Uruguay (de aprobarse en el Senado) en el país número 12 en legalizar el matrimonio igualitario. Algunos afirman que tanto 12 no puede ser casualidad y se aproxima el fin del mundo.

Por su parte, la Iglesia Católica, respetando una larga tradición de oposición al progreso social, hizo público su rechazo al proyecto de ley que le da a muchos uruguayos la oportunidad de vivir su vida.

Lo que sigue a continuación es una serie de precisiones que forman parte del libro Matrimonio igualitario for dummies, que llegará a las librerías uruguayas el 3 de marzo de  2013.  El libro explica de forma clara por qué el Matrimonio Igualitario llegó al Uruguay para quedarse y cómo la Iglesia perdió la pulseada del sentido común mientras la historia le pasa de costado.

Problema semántico. Matrimonio civil no es lo mismo que matrimonio religioso. La Iglesia está en todo su derecho de negarle el matrimonio religioso a las parejas homosexuales. Al hacerlo es coherente con sus principios. Lo que la Iglesia no puede hacer es confundir el matrimonio religioso con el civil, menos en una sociedad secular como la uruguaya (recordemos que en el año 1917 el Uruguay dejó de ser un Estado confesional, es decir que el culto católico dejó de ser oficial hace casi un siglo y que incluso desde 1885 el Uruguay cuenta con una Ley de Matrimonio Civil Obligatorio que obviamente lo diferencia del religioso).

Cuando el Padre Jaime Fuentes, Obispo de la ciudad de Minas, afirma en su blog que equiparar las uniones de personas del mismo sexo al matrimonio es discriminar a las parejas hetrosexuales casadas, no solo confunde anacronicamente ambos términos, desconociendo más de un siglo de historia nacional, sino que también demuestra un dudoso compromiso intelectual con la verdad. La Ley de Matrimonio Igualitario no discrimina porque no obliga a la iglesia a casar en sus altares a parejas del mismo sexo. Tampoco obliga a las parejas heterosexuales a asisitr a bodas homosexuales (de haber sido invitadas). De las puertas de la iglesia para adentro, la Iglesia es libre de casar a quien quiera casar; pero como el matrimonio en Uruguay dejó de ser patrimonio exclusivo de la Iglesia en el año 1885, de las puertas de la iglesia para afuera los uruguayos tienen derecho a casarse con la persona que aman y por lo tanto en este asunto la iglesia no toca pito (vaya ironía).

Versión 2.0. La Real Academia Española (RAE) modificó en junio de 2012 su definición de “matrimonio”. Cada vez que una persona utilice la palabra matrimonio en español hace referencia también a la “unión de dos personas del mismo sexo” (ver última edición del Diccionario de la RAE). Esto significa que de ahora en más, cada vez que la iglesia hable de SU versión del matrimonio debería explicitar que corresponde a una versión antigua que ya no figura ni el diccionario (una verdadera reliquia).

La búsqueda de la felicidad es una búsqueda personal. El matrimonio igualitario no es solo un avance en materia de legislación social, también es un avance en derechos humanos. Con la Ley de Matrimonio Igualitario el Estado uruguayo reconoce que el rol del Estado debe limitarse a darle a los ciudadanos igualdad de derechos y oportunidades ante la ley, y que no puede imponer a las personas definiciones que coaccionen la búsqueda de una vida auténtica y digna. En definitiva, el Estado no puede interferir en la búsqueda personal de la felicidad (para una minoría gay el mundo pasa a ser un lugar un poco mejor y para una mayoría heterosexual el mundo seguirá siendo tal cual es).

El fracaso del matrimonio heterosexual. Este es quizá uno de los puntos más curiosos. Según datos proporcionados por el Registro Civil en los últimos 20 años los matrimonios celebrados en todo el país se han reducido en un 50%, y más de la mitad concluye en divorcio. Esta tendencia se observa desde el año 1975. Nadie puede decir que la culpa es de los gays. Los heterosexuales se casan menos y se divorcian más por razones exclusivamente heterosexuales. La ironía radica en que como el matrimonio parece no funcionar en el mundo heterosexual, la iglesia se empecina en que tampoco funcione para los homosexuales garantizando así que, como dice el refrán, tanto homosexuales como heterosexuales se queden sin la flauta y sin la torta (otra ironía de la vida).

El mito de la desintegración social. En los países en que el matrimonio homosexual es legal (Los Países Bajos, Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia, Argentina y Dinamarca) el sol sigue saliendo por el Este y ocultándose en el Oeste. Tampoco se han registrado incrementos en la población homosexual o “contagio social” por lo que la supervivencia de la raza humana no corre peligro.

Si ninguno de los argumentos arriba mencionados te convencen mirate el video que figura a continuación.

20 Respuestas a “Matrimonio igualitario for dummies

  1. ¡Irrefutable! Una vez más aportando luz en forma clara y concisa.

  2. Tenías que haber puesto el vídeo antes que nada, ¿no? Siempre me gusta escuchar tu voz, Diego, ya lo sabes. Estoy muy de acuerdo contigo, una vez más. Te mando un abrazo.

  3. En este momento, estamos muy felices acá en Uruguay por este avance, fue muy bueno el discurso de Valeria Rubino, diputada del Frente Amplio, e integrante de Colectivo Ovejas Negras, argumentando en el debate parlamentario.
    saludos

  4. Diego, totalmente de acuerdo contigo. Puede que peque de simplista, pero si todos somos ciudadanos, todos tenemos los mismos derechos. Y como bien dices, la búsqueda de la felicidad es personal, y por lo tanto ninguna institución debe mediar en ella.

  5. Me pareció muy interesante leer esto, pero también me dolió.

    Me dolió porque soy Católica y sinceramente me molesta esa falsa dicotomía de Católicos vs. Gays que existe y que muchos alimentan constantemente, propiciando la idea de que todos los católicos odian y discriminan a los gays (contrario a tantos valores en los que está arraigada nuestra Fe); y también la falsa noción de que todos los católicos estamos en contra del “progreso social”. Sí, seguramente haya de esos…pero somos tantos y tan distintos, que fomentar esa idea alimenta la discriminación por la que tantos luchan. Después de todo, para los católicos, la Iglesia somos todos los que nos identificamos con la Fe Católica, no solo quienes tienen cargos de responsabilidad.

    Por otra parte, estoy de acuerdo con muchos de tus planteos. La Iglesia, por una cuestión de coherencia, tiene todo el derecho de reducir el matrimonio católico a la unión heterosexual, así como también los judíos (hasta donde yo tengo entendido) promueven el matrimonio entre judíos; ahí no es un tema de discriminar sino que de coherencia. ¿Pero el matrimonio civil? ¿en una democracia en la que todos merecemos tener voz, siendo esa nuestra mayor riqueza? Si como católica sufro que en varios lugares se me descalifique por mi fe, ¿No debería garantizarle el mismo respeto que exijo a quienes piensan y viven distinto? Después de todo estoy convencida que uno de los principales beneficios de vivir en el mundo en que vivimos es poder enriquecernos y aprender con la diversidad de cada uno. Esto no quita que dejemos de tener diferencias muy fuertes sobre algunos temas, pero el respeto y la libertad con la que podamos luchar por nuestras ideas y valores marca mucho la diferencia.

    También, echarle la culpa a los gays de que el matrimonio y la familia estén en crisis me parece patear la responsabilidad para cualquier lado. Mejor sería cuestionarnos la cuota de responsabilidad que tiene cada uno. La familia está comprometida porque la gente prioriza sus intereses individuales por encima de los de quienes los rodean; y porque en vez de apostar por proyectos a largo plazo basados en el amor y en el compromiso se quedan en lo que les viene bien en el momento. Punto. Y si creemos en ella tenemos que ver que podemos hacer nosotros para fortalecerla en vez de mirar para el costado.

  6. Excelente como siempre Diego!!Y un gran avance para nuestro paìs que me ha dejado contenta.Con mucha preocupaciòn veo la discriminaciòn y he sentido en parte alivio!Todos tienen el derecho de ser felices!!Gracias`por toda la informaciòn que has brindado en este artìculo.
    Beso enorme y mucha felicidad para ti!!

  7. De acuerdo en todo excepto en que la iglesia no toca pitos, jeje.

  8. Muy bueno y muy de acuerdo.
    Como uruguaya que vive fuera del país es bonito leer en las noticias que Uruguay sigue siendo un ejemplo con su legislación.
    Saludos!!!
    A

  9. QUE GRANDE URUGUAY…ME LLENA DE ORGULLO…LASTIMA LA IGLESIA ARCAICA….FELICIDADES..!!!!!!!!!!!!!

  10. rosaura baduña campugiani

    Estoy de acuerdo con la union entre personas del mismo sexo ; pero eso no .es “matrimonio” es uniòn civil.Observa como se conforma la palabra matrimonio .Estoy de acuerdo con lo dicho por Michelle todos los bautizados somos iglesia……….

    • Si nos vamos a poner lingüísticos, consultemos el diccionario de la Real Academia, fruto del trabajo de lexicógrafos y lingüistas de todo el mundo hispano. La unión entre personas del mismo sexo también es matrimonio. Si no te creés más que un lingüista serio, no te ampares en una etimología absurda.

  11. ¿A eso le llaman progreso? ¿ser un país moderno? Algunos piensan que para ser modernos hay que hacer cualquier cosa, cambiar todas las normas, etc. Si quieren ser tan modernos y liberales, ¿porque no permiten tambien “matrimonios” de a tres o cuatro? Total, si van a desvirtuar lo que es un matrimonio, desvirtúenlo en serio, al máximo , así serán mas modernos y progresistas aún !

  12. Creo que hay varios que estan errados por aqui…
    Michelle: Mis respetos hacia ti por aceptar la homosexualidad a pesar de ser católica. Ojalá hubiera más católicos asi. Sobre lo de la iglesia católica, creo que Diego se refiere claramente a la institución, la iglesia católica dirigida por el papa y los demas con cargos dentro de ella. No veo que en ningún momento haga referencia a los individuos de la iglesia, si no a la postura oficial de esta (con la que claramente estas en desacuerdo, por suerte). Yo que tu no me lo tomaría como ofensa.
    Rosaura, Alejandro: “Matrimonio” no es ni un término perteneciente a una iglesia en particular, ni un concepto inventado por ninguna iglecia en particular. De hecho ha habido culturas como la griega en la que los matrimonios nada tenian que ver con religión. Vamos a no mezclar y confundir las cosas, que el matrimonio no es producto de la religión.

  13. Matrimonio: Y ya no seréis mas dos sino uno. Cuando una persona se entrega a Dios con todo su amor, se casa con él y ya no le llamaremos mas Señor sino Marido. El vínculo prefecto con Dios en Cristo. Para la pareja hombre-mujer es la manera de santificar su relación y de conseguir la bendición de Dios para ellos y para sus hijos.

    Isaías 54.5. Jeremías 31.32.
    29En aquellos días no dirán más: Los padres comieron las uvas agrias y los dientes de los hijos tienen la dentera,
    30sino que cada cual morirá por su propia maldad; los dientes de todo hombre que comiere las uvas agrias, tendrán la dentera.
    31He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.
    32No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.
    33Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.

    Nose que es avansar; esto parece moda, porque los demás lo hacen aca también, la verdad es que DIOS viene muyyy pronto y espero su venida para ya no vivir en un mundo lleno de inmundicia y maldad.
    No es discriminar es aceptar la palabra de DIOS tal cuál él nos dio; bien dijo que a lo malo lo llamarian bueno y a lo bueno malo. No le veo sentido vivir en esta vida, porque sinceramente no todos queremos salir a la calle y encontrarnos con dos personas del mismo sexo como si fueran iguales a un matrimonio normal.

    • Vos esperá a Dios tranquila y dejá que el resto viva su vida como quiere. Si no querés encontrarte homosexuales en la calle, no salgas o metete en un convento. Hay opciones en la vida.

  14. Maximiliano, entiendo perfecto que a eso se refería Diego. Pero para los Católicos la Iglesia no son los “cargos visibles” y nos laicos anónimos, no hay división posible porque esa división no existe. Sé que es difícil entender desde afuera, pero ser conscientes de como se ve desde adentro ayudaría a evitar muchas malas interpretaciones. Además, cuando se daña a la institución muchas veces se nos daña-indirectamente- a quienes creemos y apostamos por ella, llevando a que muchos nos descalifiquen a los católicos por identificarnos con la iglesia.
    Obviamente quienes tienen cargos más visibles y de mayor responsabilidad, y están mejor formados tienen el papel de orientar a los fieles, estas orientaciones no son de carácter dogmático (verdades de fe que definen el pertenecer o no a la religión) y muchas veces se fueron actualizando a lo largo de la historia. Personalmente considero que muchos líderes de la Iglesia deberían re ver su posición con respecto a la homosexualidad en un estado de derecho en la que muchos ciudadanos no comparten sus ideas (no por eso debiendo rever sus propias posturas internas), no por esto siento que me aparto de lo fundamental de la fe ya que defiendo mi religión a muerte, simplemente creo que hay veces en las que hay que tomar un paso al costado y decir “denle al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”. Obviamente en los casos en los que no se trata de violaciones a los derechos humanos.

    Sobre este tema justo recién leí un post con un punto de vista muy interesante:

    http://hellogiggles.com/why-christians-should-stop-opposing-gay-marriage

  15. Gracias Diego por la informacion, solo los que hemos vivido sin estos derechos que hoy la ley nos reconoce y son parte de los derechos humanos esenciales sabemos en nuestro corazon lo que realmente significa la discriminacion y la libertad.Una palabra con un contenido sagrado y muy amplio.
    .Basicamente la imagen de un Jesus juzgador es la imagen falsa de la perversion y las luchas de poder dentro mismo de la Iglesia Católica la cual creo que esta muy lejos de ser ejemplo para alguien y mucho menos opinar como tenemos que vivir.
    Estaria bueno que ellos miraran hacia adentro,con tanto cura homosexual reprimido y paranoico escondido bajo una sotana.
    Saludos

  16. Michelle: Puede que para los que pertenecen a la iglesia católica sea como decís, que la iglesia son todos. Pero lo cierto es que hay figuras que la representan ante el mundo, y que manejan el poder (económico y, desgraciadamente, político de la iglesia). Y lo cierto es que esas figuras suelen dar opiniones lamentables sobre temas como homosexualidad.

    Nataly: Creo que deberias pensar un poco en el pais en que vivimos. Aca la biblia no tiene nada que hacer en la política. Las citas de la biblia y demas cosas religiosas corresponden de la puerta de la iglesia para adentro. En el resto del pais las reglas no dependen de una religión, porque no todo el mundo pertenece a la misma religión (y de ahi que el estado sea laico, esta en la constitución).

  17. Me encanta la nota estoy totalmente de acuerdo contigo, convencido, convencido!! Absolutamente creo que es un problema de semántica y por supuesto un encaprichamiernto y castramiento en limitar libertades. Que si la Iglesia Católica no da gritos al cielo no es Iglesia, pero como bien dices tú las sociedad avanzan y está es una treta perdida. Donde una vez más la revolución social inminente pasa por de costado a los caprichitos eclesiásticos.

    Excelente artículo, excelente nota. Te Felicito. Ilustrado entendido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s